Nosotros

Somos una agencia de publicidad especializada en el mundo digital con un fuerte componente estratégico y creativo. Ayudamos a las marcas a reescribir su manual de marketing en la era digital.

La agencia

Un garaje en pleno Prosperityburg

101 está ubicado en el barrio de La Prosperidad, un entorno castizo pero multicultural, tradicional pero vanguardista.
Esta zona de Madrid, también conocida como la Prospe o Prosperityburg, es un Soho en pleno ascenso. Los patios interiores de algunos de sus edificios son auténticas obras de arte; sus antiguas naves industriales se han reconvertido en espacios para la creatividad, donde ahora residen firmas de moda, productoras audiovisuales y agencias de publicidad.

Nuestra oficina es una muestra más de la pujanza creativa del barrio. De fábrica de ascensores a agencia de publicidad, lo moderno se funde con lo tradicional, lo castizo con lo chic, y se crea el espacio idóneo para que fluyan las ideas.
Salas de reuniones, zonas de trabajo diáfanas, espacios para relajarse, futbolín... La oficina tiene todo lo necesario para crear un ambiente que invite al trabajo colaborativo y creativo, sin que se note el paso de las horas.

Historia

15 años de Internet

101 nace el 01032001. Muchos ceros y unos son esos, ¿no?
Al principio nos llamábamos 101rpm. Arrancamos como una agencia de marketing digital especializada en entretenimiento con un objetivo: transformar la relación de las estrellas de la música con sus fans a través de Internet.
Lo hicimos con gran éxito. Conseguimos 19 números 1 de ventas de discos. Con nuestras campañas, Mojinos logró su primer número 1; después vinieron años de curro muy intenso con Fito Cabrales, Rosendo, Extremoduro, Alejandro Sanz, Miguel Bosé, David Bisbal y un larguísimo etcétera de músicos con los que aprendimos una cosa: el contenido es el rey en Internet.
Atraídos por nuestro éxito con la música, se nos acercaron grandes marcas que querían llegar a las nuevas audiencias digitales: de ahí surgieron nuestros primeros trabajos para J&B, Club Nokia, RTVE, Red Bull, Pepe Jeans, Guía Repsol… hasta el Vaticano quería conocer nuestra fórmula.
En el momento en el que nuestro trabajo para las marcas se hizo más grande que nuestra división de entretenimiento, se nos cayó el rpm del nombre.
Hemos conseguido cosas increíbles: que un papa tuitee por primera vez; que nuestras creatividades para Naciones Unidas se vean en las calles de Kabul; que un pueblo vea revitalizada su economía gracias a ser elegido como El Mejor Rincón de España; que Sebastian Vettel haga una actuación magistral en un spot…
¿Hacemos milagros? No. Pero tenemos clientes que se fían de nosotros, un equipo que cree en sus ideas, y una inquietud permanente por estar a la última. Así nacimos y así somos.

Y todavía nos quedan
muchos años de historia.